quarta-feira, 18 de junho de 2014

Crazy little things

"Relei y corregi mi cuento hasta el cansacio, y por ultimo escribi una nota personal para Eduardo Zalamea - a quien nunca habia visto - y de la cual no recuerdo ni una letra. Puse todo dentro de un sobre y lo lleve en persona a la recepcion de El espectador. El portero me autorizo a subir al segundo piso para que le entregara la carta al proprio Zalamea en cuerpo y alma, pero la sola idea me paralizo. Deje el sobre en la mesa del portero y me di la fuga.
Esto habia sido un martes y no me inquietaba ningun palpito sobre la suerte de mi cuento, pero estaba seguro de que en caso de publicarse no seria muy pronto. Mientras tanto vague y divague de cafe en cafe durante dos semanas para entretener la ansiedad los sabados en la tarde, hasta el 13 de septiembre, cuando entre en El Molino y me di de bruces con el titulo de mi cuento a todo lo ancho de El espectador acabado de salir: "La tercera resignacion."
Mi primera reaccion fue la certidumbre arrasadora de que no tenia los cinco centavos para comprar el periodico. Este era el simbolo mas explicito de la pobreza, porque muchas cosas basicas de la vida cotidiana, ademas del periodico, costaban cinco centavos: el tranvia, el telefono publico, la taza de cafe, el lustre de los zapatos. Me lance a la calle sin proteccion contra la llovizna imperturbable, pero no encontre en los cafes cercanos a ningun conocido que me diera una moneda de caridad. Tampoco encontre a nadie en la pension a la hora muerta del sabado, salvo a la duena, que era lo mismo que nadie, porque le estaba debiendo setecientas veinte veces cinco centavos por dos meses de cama y asistencia.
Cuando volvi a la calle, dispuesto para lo que fuera, encontre a un hombre de la divina providencia que se bajo de un taxi con El espectador en la mano, y le pedi de frente que me lo regalara. Asi pude leer mi primer cuento en letras de molde, con una ilustracion de Hernan Merino, el dibujante oficial del periodico. Lo lei escondido en mi cuarto, con el corazon desaforado y con un solo aliento."

Gabriel Garcia Marquez, Premio Nobel da Literatura
in Vivir para contarla

1 comentário: